Hay conocimientos de primeros auxilios que pueden salvar una vida en un momento determinado. Mientras llega una ambulancia éstos pueden resultar decisivos.

Entre todas las tácticas que podemos emplear a la hora de asistir a alguien que ha sufrido un accidente hay tres esenciales. Es muy posible que tengamos que realizar alguna de ellas en algún momento de nuestra vida.

Paro cardíaco

Cerca de 100 personas mueren al día en España por esta razón, según la Sociedad Española de Medicina. A pesar de ello son pocos los testigos (menos de un 20%) que se atreven a realizar primeros auxilios, es decir, un masaje cardíaco al enfermo. Hay que tener en cuenta que cada minuto que pase sin atenderle disminuye un 10% la posibilidad de supervivencia.

Lo primero que tenemos que hacer es llamar al 112 y colocar a la víctima sobre el suelo. Colocaremos después las manos una encima de otra en medio del tórax y con los brazos estirados. Es entonces cuando tenemos que presionar unas cien veces por minuto con todo el peso de nuestro cuerpo para hundir la caja torácica. No se debe temer presionar con fuerza y repetirlo durante el mayor tiempo que sea posible.

Atragantamiento

Suelen producirse por taponamiento de las vías aéreas a causa de un cuerpo sólido. Normalmente al toser fuertemente se consigue escupir el objeto. Si no es así, y la persona se está asfixiando, debemos actuar.

Para ofrecer los primeros auxilios hay que colocarse de pie junto a la persona, inclinar su tórax hacia delante y darle fuertes golpes en la espalda. Si golpearlo con fuerza no basta se debe ejecutar rápidamente la maniobra de Heimlich. Nos colocaremos tras él, con un pie entre los suyos, pondremos su puño a la altura de su estómago, bajo el esternón. Cubriéndolo con su otra mano ejerceremos una serie de tracciones hasta nosotros y hacia arriba.

Hemorragia

Taponar una herida es mucho más fácil de lo que puede pensarse. Basta con apretar con la mano sobre la herida, impidiendo que la sangre salga, hasta que llegue la ambulancia.

Es conveniente colocar una gasa o cualquier prenda limpia entre la mano y la herida, por cuestiones higiénicas.

La rotura de varices también puede ser fatal si no se actúa. En este caso se debe tumbar a la persona y levantar sus piernas 90 grados mientras ejercemos presión sobre la rotura.

Desde Ambulancias Los Cármenes deseamos que este artículo les sea de utilidad. Llame al 112 ante cualquier tipo de emergencia y al 061 si se trata de un caso de emergencia sanitaria grave.