Tipos de collarín cervical

A la hora de inmovilizar las diferentes partes del cuerpo hay herramientas como las tablas espinales. Pero cuando se trata de inmovilizar el cuello las herramientas que se usan son collarines cervicales. Y existen varios tipos de collarín cervical dependiendo de la gravedad de la lesión.

Los collarines cervicales se utilizan en el traslado de pacientes tras un accidente. Pero también tras sufrir una lesión en el cuello. Ya sea un esguince en el cuello, un latigazo cervical o un traumatismo cervical. Dolencias comunes en accidentes de tráfico donde intervienen ambulancias en servicio de urgencia.

¿Qué tipos de collarín cervical existen?

  1. Collarín cervical blando. Es el tipo de collarín que se tiene en mente normalmente. Y ayuda a soportar la cabeza de forma cómoda. Permite que los músculos y articulaciones del cuello descansen. Aunque apenas limita la movilidad del cuello. Se usa para aliviar el dolor en lesiones menores del cuello. Como sería el caso de un esguince cervical.
  2. Collarín semirrígido. También se usa para proporcionar apoyo a la cabeza y permite que el cuello descanse. Se consigue un mayor grado de inmovilización. Por lo que puede usarse en más situaciones.
  3. Collarín rígido. También conocido como collarín cervical Philadelphia. Es una versión del collarín rígida. Que permite muy poca movilidad en el cuello. Aunque no se consigue la inmovilización total. Tiene apoyo para el mentón y la parte occipital de la cabeza. Y es la opción  elegida para lesiones graves del cuello.
  4. X-Collar. Que es el único de los tipos de collarín cervical para la asistencia prehospitalaria. Es decir, el que llevan las ambulancias. Tiene un nivel de inmovilización cervical máximo. Y proporciona seguridad incluso en los pacientes que están en situación crítica.

Uso en emergencias

Las herramientas de inmovilización sirven para disminuir el dolor y prevenir lesiones desde que el paciente recibe la asistencia de los servicios de emergencia hasta que llega al hospital. Se coloca siguiendo estos pasos:

  • Elegir el tamaño. Es muy importante elegir la talla adecuada para que el collarín cumpla con su cometido. Y la talla se elige en función de la distancia que hay entre el trapecio y la mandíbula.
  • Colocar la columna cervical en posición neutra. Es decir, en la posición de reposo. Ya que al inmovilizar no se producirá dolor.
  • Retirar la ropa. En la medida de lo posible. Pues en situaciones de emergencia no siempre se puede retirar la ropa y el pelo.
  • Colocación. Hay que envolver el cuello totalmente. Utilizar el sistema de cierre. Y colocar los puntos de apoyo en la barbilla, esternón y la zona occipital de la cabeza.

 

 

 

 

 

 

 

Búsquedas relacionadas: camillas de rescate, collarín cervical blando, collarín cervical casero, collarín cervical para dormir, collarín cervical philadelphia, collarín cervical farmacia, collarín cervical motocross, método pas.